PERSONAJES ILUSTRES...

PERSONAJES HISTÓRICOS:

De la época Prehispánica se puede mencionar a a don Diego Cortés Chimalpopoca, ahijado de Hernán Cortés, fue uno de los señores de Yahualtzingo y por lo tanto de Jaltepec.

 

De la época de la Colonia fue Pedro Saucedo, encomendero de Zacualpan y fundador del Real de Minas de Zacualpan. Hernán Cortés cofundador de Zacualpan por influencia y propietario de la mina de Cabrestante, donde se intaló un malacate de barco (grúa o montacarga) y la primera bomba para minas en 1536. Otros personajes importantes lo constituyen los alcaldes de minas; algunos del siglo XVI Son: Gonzalo de Portillo(1532-1536), Martín de Peralta(1542), Íñigo López de Nuncibay(1543), Diego Santa Cruz(1550), Jorgé Cerón Carbajal(1554), entre otros.


HOMBRES ILUSTRES:

JOAQUÍN VELÁZQUEZ CÁRDENAS Y DE LEÓN (1732-1786).


 

En un apartado rincón del Estado de México, en la hacienda de Acebedocla inmediata al pueblo de Tetzicapan, que forma parte de la Municipalidad de Zacualpan, perteneciente al distrito de Sultepec, se meció la cuna de nuestro sabio, quien nació el 12 de Junio de 1732.

 

Los primero años de su vida fueron marcados por la mano del pesar, causado en su familia por la muerte de su padre. Su orfandad fué oportuna y eficazmente socorrida por la ilustrada y tierna solicitud de su respetable tio, el Br. D.Cárlos Celedonio Velázquez de León, quien se hizo cargo de su educación; mas no pudiendo sonsagrarce a ella con el esclusivismo de un preceptor lo confió, sin dejar de vigilarlo, a un preceptor indígena llamado Manuel Asencio, quien además de los ramos que constituyen la educación primaria, le dio nociones de Historia, enseñándole varios idiomas indígenas, que llegó a poseer con perfección, y la escritura geroglífica usada por los antiguos indios.

Su tío, entre tanto, aprovechando los ratos que sus ocupaciones le dejaban libres, amplificaba las lecciones que de su maestro recibía, explicándole los fundamentos de la Religión y la Historia Sagrada que es la base de la Historia, iniciándole a su vez en el estudio de otros ramos. Fué por tanto que lo trasladó a la Capital de la entonces Nueva España, inscribiéndolo, con el carácter de alumno interno en el Colegio Tridentino, allí fué matriculado en los cursos que formaban la profesión de abogado, en los que hizo desde el primer año notables adelantos; pero siendo estos estudios alimento insuficiente para su inteligencia superior, se dedicó a la vez al estudio de las ciencias exactas, de las que pronto llegó a adquirir extensos y profundos conocimientos por lo que aprendía y por lo que adivinaba.

 

Deseoso de generalizar estos conocimientos por la enseñanza, de perfeccionarlos por el estudio y de amplificarlos por la discusión, estableció una Academia en el Colegio de Santos, donde concurrían algunos hombres de estudio, que mas que cosocios podían considerarse como discípulos de su entendido director. Sus profundos conocimientos en Matemáticas le hicieron acredor al nombramiento de catedrático de estas ciencias en la Real y Pontificia Universidad, que era el más elevado centro de instrucción que entonces se conocía. La Astronomía fué uno de los ramos que más cautivaron su gusto, que más absorbieron su atención y a que con más éxito, consagró su inteligencia.

Uno de sus trabajos en este ramo fué el cálculo de la posición geográfica de México, deseoso de conocerla con exactitud, y persuadido de la facilidad con que en las observaciones de longitud en que entra como factor el tiempo, se comete un error de minutos, y la influencia que éste tiene, por su correspondencia con los minutos de arco y con las distancias terrestres.

 

Se dedicó a hacer observaciones propias; y como él mismo dice, desde el año de 1755 comenzó a observar algunos eclipses; y hallando siempre diferencias entre el cálculo y la observación, las atribuyó al principio modestamente a su poca pericia; pero persuadido después de que no era así por la constancia del error (veinte minutos), atribuyó éste al mal establecimiento del meridiano. Eligiendo y fijando por sí mismo un meridiano, logrando así la más completa armonía entre los cálculos y las observaciones, con diferencias tolerables.

 

Del 5 de abril de 1768 al 11 de diciembre de 1770 acompaña al visitador general en su viaje a las Californias. Allí conoce a los astrónomos franceses Jean Chappe d’Auteroche y Jean Pauly, que trajeron instrumentos científicos importantes. Esta coyuntura hace que se ocupe del famoso tránsito de Venus por el disco del sol, el 3 de junio de 1769, hecho que lo llevó a redactar un extenso informe dirigido al virrey, aún inédito.

 

El 9 de Febrero de 1771 rindió un extenso y pormenorizado informe, que es quizá uno de sus mas notables y luminosos escritos, en el que examinando la Minería en todas sus partes, desarolla sus propias ideas adquiridas con el estudio, la meditación y la práctica de muchos años, de las que algunas se habían ya adoptado, y otras eran igualmente aplicables. Procediendo con el orden, con la lógica y el acierto que siempre presidían en sus trabajos, reduce a tres puntos esenciales todo el ramo de Minería: a encontrar los criaderos metálicos, a extraer de ellos los minerales, y a separar de éstos las materias útiles; eliminando las inútiles que las acompañan.

 

En el mismo año de 1771, escribió un extenso artículo sobre la operación conocidacon el nombre de tumbe, en el que discute, explica y analiza el método de cohetear inventado por el inglés Duson, comparandolo con los métodos más conocidos y generalizados. En esta exposición aplica con notable oportunidad los principios mecanicos, para fundar las reglas que expone para obtener el máximo de efecto en la acción del explosivo.

 

El 15 de Noviembre de 1772 fué nombrado por el Gobierno para formar la carta geográfica de las provincias de Nueva Galicia, Nueva Vizcaya, Sinaloa, Sonora y California: y en la ejecución de este laboriosísimo, útil y delicado trabajo, en que utilizó los numerosos datos que le habían proporcionado sus constantes y repetidas observaciones, y que ilustró con notas aclaratorios e instructivas.

 

Entre los años 1773 y 1774 trazó y ejecutó la galeria de desagüe de los lagos del valle de México y presentó al tribunal un extenso informe, en el que detalla todas sus operaciones, discute sus métodos, analiza sus resutlados y acompaña los apuntes, los planos y todos los datos científicos de que se sirvió para obtenerlos. Este trabajo, que es uno de los mas notables de los llevados a cabo por tan entendido ingeniero, lo acredita de un hábil, concienzudo e inteligente topógrafo.

 

El 4 de Mayo de 1777 se erigió el Real Tribunal General del importante Cuerpo de la Minería, subsistiendo hasta el año de 1826, en que fué suprimido por la ley del 20 de Mayo. En este respetable Cuerpo, ocupó el puesto de Administrador General el Sr. D. Juan Lucas de Lassaga y el de Director General el Sr. D. Joaquín Velázquez de León; cuyos empleos los disfrutaron durante toda su vida.

 

El Sol del 7 de Marzo de 1786, alumbraba con sus amarillentos fulgores el cadáver del Sr. D. Joaquín Velázquez de León, que al comenzar ese día entregó su alma al Creador, dejando su cuerpo para desaparecer en el polvo de que fué formado, y su memoria para vivir en el recuerdo, en la admiración y en el cariño de los Mexicanos y de los Mineros; Cincuenta y tres años, ocho meses y veintiocho días duró solamente una vida tan útil, tan laboriosa y tan bien aprovechada. El conocido escritor D. Francisco Sosa, tuvo la feliz idea, que ha sido con entusiamos recibida por la ilustración y el patriotismo, de colocar sobre los postes construidos en la calzada de la Reforma, bustos de los Mexicanos distinguidos que por fortuna no escasean, si bien hay poquísimos de la talla de nuestro Velázquez de León.